Seguí el blog por mail

jueves, 1 de diciembre de 2016

RECOLECCIÓN DE PRINCIPIOS: "Todos aman a Facundo Manes", por Vanina del Valle González

Hace unos años conocí la historia de Natalia Kohen, artista plástica argentina, escritora y mecenas cultural, viuda de uno de los empresarios farmacéuticos más ricos del país cuya empresa "Argentia" fue vendida en 190 millones de dólares, sí, rico en serio.
Lo que le ocurrió a Natalia me pareció tristemente fascinante en ese momento y hoy se me dio por contarlo, en medio de la “Manes Manía”, a quien quiera leer.
El 13 de junio de 2005 Natalia Kohen, de 87 años en ese entonces, desapareció sin dejar rastro. Una semana más tarde, después de haber removido lugares tan comunes como cielo y tierra, uno de sus amigos recibió un llamado nocturno poco común. Era ella, Natalia, que llamaba para decirle: “Edgardo, mis dos hijas me encerraron en un psiquiátrico en contra de mi voluntad”. Según su relato, la habían internado en una conocida clínica del ramo a la fuerza, mediante diagnósticos médicos muy discutibles, con orden judicial y con la prohibición de recibir visitas de ningún tipo, incluyendo a su abogada. Mediante un ingenioso sistema de correos y llamadas logró filtrar el bloqueo y denunció que estaba prácticamente secuestrada.

Natalia tiene hoy tiene 97 años y hacia el final de su vida vivió un episodio digno de un thriller de suspenso.
En realidad todo comenzó cuando fallece su esposo y su hija mayor Nora se hizo cargo de la empresa familiar. Desde su Fundación Natalia continuó colaborando con proyectos de amigos artistas y de hecho en 2005, quiso aportar dinero a un proyecto dirigido por Clorindo Testa destinado a crear un centro cultural en el Paseo de la Infanta. Sus hijas se opusieron firmemente, dijeron que querían estafarla, pero Natalia descubrió que en realidad era porque toda su fortuna estaba a nombre de su hija mayor, quien había hecho ese traspaso sin decirle nada.
Ante eso consultó a una abogada que le aconsejó actuar cuanto antes, porque “sus hijas la van a querer encerrar”. Natalia no le creyó. A los 3 días Nora llegó a su casa acompañada de su marido y 7 enfermeros que la cargaron en una ambulancia asegurando que ella estaba muy enferma. La llevaron a INEBA, una clínica psiquiátrica de lujo.
“Mi llegada fue traumática. Me había puesto un saquito de piel, estaba bastante fresco. Me dejaron en un lugar sola, yo estaba terriblemente abatida y cansada. Escuchaba en otro cuarto las voces de mis hijas. Vino una enfermera, me dieron algo y se ve que me durmieron. A la mañana siguiente me desperté, todavía vestida con el saquito, en un dormitorio.
–¿Cómo fue su estadía allí?
–Era una vida bastante reglamentada, con horarios para levantarse, desayunar... Me medicaron como si estuviera enferma, pero yo estaba sana, de manera que me estaban idiotizando. Y uno convive con gente enferma. Había una muchacha de unos 35 años y una mentalidad de ocho que se pasaba llorando y pidiendo por la mamá, gente que gritaba de noche, una que se quería cortar las venas...”
Natalia logró escapar de la situación utilizando métodos de película para contactar a algunos amigos que, finalmente, la ayudaron a salir del encierro.
Ahora bien ¿Cómo una persona sana termina internada en una clínica neuropsiquiátrica, sobremedicada, incomunicada, y prácticamente secuestrada?
Facundo Manes fue el neurólogo que avaló la internación de Natalia Kohen emitiendo un certificado que permitía promover el proceso por insanía, bajo el diagnóstico de demencia frontotemporal o “Enfermedad de Pick”.
En el momento en que se abrió la causa, desde el Fleni informaron que no existía constancia de que Facundo Manes haya evaluado a Natalia. Ante ello se conoció un nuevo certificado, pero esta vez no firmado por Manes sino por Griselda Russo, una médica que trabajaba en el Fleni.
Debido a las incoherencias los abogados de Natalia promovieron proceso penal en contra de los dos médicos.

“Facundo Manes me endilgó una enfermedad que se llama enfermedad de Pick. Pero yo estaba sana. Me hizo internar en un neuropsiquiátrico y en sus declaraciones dijo que me hizo los estudios en Fleni, donde trabajaba antes, pero ahí ni siquiera tienen mi historia. Sólo usó los papeles de esa institución”, escribió Natalia.

El caso derivó en un proceso penal de varios frentes, un juicio por insania que tiene en evaluación constante a Natalia, un proceso contra la hija mayor de Kohen por “simulación” debido al traspaso de los bienes y el juicio contra los médicos Facundo Manes y Griselda Ruso. Los cargos que los abogados plantean son que se emitieron “certificados falsos que permitieron que se privara de su libertad a una persona y que se la medicara contra su voluntad” y en el caso de Manes, “instigación sobre Russo para que emitiera un certificado falso”. Esto se debe a que la doctora Russo admitió ante un escribano que no vio a la paciente, sino que produjo el certificado “a requerimiento expreso” de su jefe, el doctor Manes, y exclusivamente sobre “manifestaciones clínicas y diagnósticas que el doctor Manes le refirió verbalmente en esa oportunidad” y un estudio tomográfico que le facilitó.
En 2006 Natalia fue homenajeada por un Teatro Maipo repleto de artistas que además le dieron su apoyo durante el momento más duro de su vida. “Al final del acto China Zorrilla subió al escenario con un ramo de flores, probablemente muchos pensaron en Elsa y Fred, esa película que protagonizó donde a una pareja mayor se le daba por enamorarse y pasarla bien, para escándalo de la familia, que temía que dilapidaran sus bienes. La propia Zorrilla lo puso en palabras: “Si se filma tu historia –le dijo a Natalia– me gustaría hacer de vos”.
La historia se filmó, es un documental titulado “Yo, Natalia”. Allí la propia artista cuenta lo que ocurrió y desde el comienzo se pregunta “¿No será un mito eso de que los hijos tienen que querer a los padres?”

Vanina Del Valle González, octubre 2016.

 Para mirarlo: https://vimeo.com/29538591

FUENTES: http://www.pagina12.com.ar/diario/s... http://www.pagina12.com.ar/diario/s... http://www.pagina12.com.ar/diario/s... http://www.pagina12.com.ar/diario/s...

No hay comentarios: