Seguí el blog por mail

lunes, 29 de agosto de 2011

FULBITO PARA LA TRIBUNA: "El mundial de Alemania 2006 y la importancia de sabernos perdedores", por Sergio Carciofi


Oí decir que es bueno cumplir con el tiempo y me quede pensando lo siguiente: Si el tiempo pasa inexorablemente, cumplir con él es inevitable. Y si es bueno cumplir con el tiempo, es bueno lo inevitable. Por lo tanto, podríamos concluir que todo aquello que podemos evitar y modificar es malo. Si esto es así, nuestra misión en el mundo es permanecer sin hacer nada, esperando cumplir con lo inevitable. Por ejemplo: El trabajo, es decir la modificación de la materia, es algo malo porque es evitable.
Si seguimos con el razonamiento, también podríamos decir que nosotros existimos inevitablemente y que nuestros años pasan inevitablemente y que pereceremos inevitablemente. Es decir, es bueno nacer, es bueno que pasen los años, es bueno morir. Además, después de esta conclusión, advertí que a cada uno de esos acontecimientos, inexorables, le corresponde una celebración. Me pregunto, entonces, ¿por qué? y la respuesta sobreviene obvia: porque se festeja lo bueno.
Hasta aquí vamos bien, pero, sin embargo, piensen que, por ejemplo, el haber perdido por penales con los alemanes en el Mundial 2006 no fue digno de celebración, simplemente porque es malo para nosotros perder por penales con los alemanes en un mundial, ¡y fue inevitable! Tal es así que el arquero alemán tenía un pepelito que le decía cómo iban a patear los jugadores argentinos para así decidir qué palo del arco elegir. Es decir, ellos, los alemanes, conocían de antemano su destino inevitable. Eso quiere decir que nosotros, los argentinos, tenemos un destino, inevitablemente, perdedor... Y esto ya no me gusta nada, porque pienso que era evitable perder con los alemanes y si evitábamos perder con los alemanes, hubiésemos ganado y celebrado. ¿Celebrar lo malo, es decir lo evitable?... Quizás, como decía el compañero Borges, ese sea nuestro “destino sudamericano”: Sabernos perdedores en lo inevitable y bárbaros en lo evitable. Cosa que, en definitiva, nos indica que lo importante para nosotros (los “sudacas”) es evitar lo inevitable. Es un trabajo duro y malo, pero nos hará ganadores.

SFCarciofi 2007

No hay comentarios: